Detenido por escupir en la pizza de sus clientes y publicarlo en Instagram

image_pdfimage_print

La necesidad de hacer público todo lo que hacemos a veces puede resultar un tanto peligroso, en especial cuando exhibimos escenas denigrantes, que pueden generar un gran impacto.

Un buen ejemplo es el de este empleado de una pizzería de Detroit, quien tuvo la genial idea de escupir en la pizza de sus clientes y dejar que un amigo lo grabara, justamente en el momento en el que escupe en la pizza antes de esparcir la salsa.

Pero el problema llegó cuando su supuesto “compañero” se enfadó con la empresa y decidió publicar el vídeo en venganza.

El compañero  publicó el video en su cuenta de Instagram. Creyó que no tendría mucho alcance pero se equivocó.

“Me han mandado a casa pronto porque no llevaba mi camiseta de Comerica Park y por estar demasiado tiempo en el baño. Y ya que me han mandado pronto, he decidido esperar hasta después del partido [de la liga de baseball] para decirles que un empleado ha estado escupiendo en las pizzas de los clientes. ¡No se merecen esto! También es asqueroso que la empresa me amenace para no publicar este vídeo”, publicó.

El hombre fue despedido por la empresa y detenido por la autoridades. La excusa que utilizó fue que estaba cansado que su jefe le gritara.

La empresa emitió un comunicado en el que confirma que el puesto de comida se cerró y que “todo el producto” fue descartado después del incidente.

El joven fue arrestado bajo el cargo de quebrantar el reglamento sanitario de alimentos y podría ser condenado hasta a 4 años de prisión.

El vuelo se demoró por mal clima y el piloto decidió pedir pizza para todos los pasajeros

Sabemos que los retrasos en los vuelos generan malestar difícil de revertir en los pasajeros. Pero no hay nada que la pizza no solucione.  Y eso fue lo que hizo este piloto de American Airlines: sabía que el humor de sus pasajeros estaba por el piso porque el avión había partido de Los Ángeles rumbo a Dallas y tras dos horas en el aire el clima lo complicó todo. La nave comenzó a dar vueltas en el aire intentando esquivar la tormenta, pero tras 90 minutos no quedó otra que aterrizar y esperar que las condiciones mejoren.

Está claro que era la mejor decisión, pero los 160 pasajeros llevaban casi tres horas en el avión (sin contar la espera previa en el aeropuerto) y ahorase encontraban en la base aérea Shepherd Air Field en Wichita Falls (Texas), sin saber cuándo despegaría nuevamente el avión. Eso no era lo que habían planeado para su viaje y el mal humor se apoderó de todos en poco tiempo. Continuar leyendo…

This content was originally published here.

Dejá un comentario